Cobranza simple

Instrucción de cobro remitida a un banco presentador junto con un efecto, a menudo, facturas, pero sin que se incluya ningún documento que restrinja la posesión o la propiedad de la mercancía. Es el término opuesto a cobranza documentaria. Este término se utiliza sobre todo en América Latina, mientras que en España se utiliza el término «remesa simple». Puede encontrarse más información en el libro Finanzas Internacionales.